flores funerarias

La historia de las flores funerarias


En 1960, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Columbia de Nueva York estaba excavando en un área remota de la región del Kurdistán irakí, un lugar llamado la Cueva Shanidar. Descubrieron una tumba con nueve esqueletos de neandertales en la cueva. Una de las tumbas tenía evidencias de: aquilea, hierba de San Juan, jacinto de la uva, botón del soltero, abrepuño, malvarrosa y azulejo. Esta tumba, de 60.000 años de antigüedad, antes de que hubieran aparecido los humanos modernos, fue la primera evidencia de una ceremonia de entierro que incluía flores funerarias.

Es natural que las flores funerarias fueran utilizadas como un gesto simbólico en las ceremonias fúnebres. Se cree que todas las flores descubiertas en el hallazgo de Shanidar tiene poderes medicinales, y la tumba donde fueron encontradas podrían haber sido los restos de un curandero, sepultado con sus pertenencias, al igual que otros artículos personales que fueron encontradas en tumbas contiguas. Además, las flores funerarias se han asociado con el fallecimiento de las personas, un recordatorio de que la vida es corta y tiene que ser disfrutada mientras está en pleno apogeo

A través de los siglos, las diferentes culturas del mundo han desarrollado diferentes rituales funerarios, pero casi todos ellos cuentan con las flores que se ofrecían como un homenaje y muestra de respeto a los seres queridos fallecidos. Las flores funerarias son como las personas; son hermosas, pero su belleza no está hecha para durar eternamente.

Antes de la llegada de las técnicas de embalsamamiento moderno, las flores tenían un uso práctico como símbolo para velatorios, funerales y ceremonias solemnes de todo tipo. Traían un olor fresco que ayudaba a enmascarar el olor de la muerte, mientras que el fallecido era preparado para el entierro y para ser visitado por los dolientes.

Corona de flores clásica
  • Corona de flores clásica
  • Precio: 199 €
Corona de flores blancas
  • Corona de flores blancas
  • Precio: 190,99 €

Mas arreglos funerarios en la Floristeria con envío al Tanatorio M30

El significado en la actualidad de las flores para funeral

Las coronas de flores enviadas para honrar a los fallecidos son un medio de expresión para aquellos que quieren dar sus condolencias. La muerte y el duelo son conceptos difíciles y a veces es complicado para la gente poner sus sentimientos en palabras. Enviar o llevar una corona de flores supone una expresión de apoyo, respeto y amor que no requiere mayor elaboración. Representa la voluntad de la persona que presta su apoyo y comparte la carga de la pena. Los amigos suelen enviar flores a la casa del difunto y también a la iglesia como una señal de respeto a los que sobreviven al fallecido, y la comunidad que los apoya.

Regalar flores funerarias es un signo de emoción. La emoción es una manifestación de los instintos, sentimientos e ideales que no se comprenden totalmente, incluso por la persona que los siente. El respeto a los muertos es una ideal muy profundo e importante. Las flores funerarias pueden ayudar a expresar ese ideal de una manera no verbal pero de una forma inconfundible.

Para las personas, de muchas creencias y tradiciones, las flores funerarias tienen un profundo y permanente sentido simbólico, además de su significado como una ofrenda de respeto a la familia del difunto. Los arreglos funerarios representan tanto la fugacidad de la vida como su inmortalidad. Una flor en particular no dura mucho, pero sabemos que más flores llegarán a reemplazarla en su turno. Son un símbolo del final de la vida, y el comienzo.

¿Por qué las flores siguen siendo importantes?

La atmósfera creada, por ejemplo, por los centros de flores añade un sentimiento de respeto, dignidad y consuelo para un servicio funerario.

Las ceremonias celebradas antes del entierro de un ser querido, tienen el propósito de crear una imagen en el momento del tránsito de una vida a la siguiente, y una imagen hermosa y duradera del difunto, rodeado por el amor y el afecto de la familia, los amigos, y vecinos. Este recuerdo se puede hacer imborrable por la hermosa vista y el olor de las flores funerarias frescas colocadas alrededor de la reunión.

El dato curioso

A principios del siglo XX, un farmacéutico estadounidense llamado Charles Austin Miles compuso el himno funeral “En el Jardín”, que se convirtió rápidamente en un himno familiar para millones de personas alrededor del mundo. La canción no sólo tiene un efecto en las personas que la escuchan en los funerales y velatorios. Charles Austin Miles intentó plasmar con su canción el amor que ha partido y descansa en un jardín. De esta manera sería un complemento a los arreglos funerarios que se venían utilizando.

Muchas capillas funerarias se convirtieron en una especie de invernaderos, con plantas y flores, e incluso tenían pájaros volando en su interior. A mediados de siglo, esto se había transformado en una exhibición temporal de flores llevadas por familiares y amigos, las cuales rodeaban el ataúd que encontramos tan familiar en nuestros días.

Durante este mismo período nació una tradición maravillosa que consistía en transportar las flores desde la casa de entierro hasta el cementerio. Esto se realizaba por un grupo de mujeres encabezadas por la que fue llamada cariñosamente “La Señora de las Flores”. Las Señoras de las Flores eran el equivalente femenino de los hombres que portaban el féretro. Seis hombres, elegidos por estrecha relación u otros vínculos sociales importantes con el difunto, llevarían el ataúd al lugar de descanso, y seis mujeres, encabezadas por La Señora de las Flores, llevarían las flores funerarias, luego las colocaban en el cementerio con el fin de proporcionar un telón de fondo para la realización de la ceremonia allí.

Las Señoras de la Flores eran seleccionadas con el mismo cuidado y respeto que los portadores del féretro, normalmente amigos cercanos de la familia. Es una de las muchas maneras en la que vecinos y amigos se reúnen en un momento de dolor, para ayudar a una familia en su duelo ocupándose de asuntos importantes que vienen con la muerte de un ser querido.

Un comentario en “La historia de las flores funerarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *